Insumos agropecuarios en salta

Los agricultores corren el riesgo de quedar 'atrapados' en prácticas insostenibles

Desde la Segunda Guerra Mundial, el sector agrícola de Europa ha sido muy receptivo a las nuevas tecnologías y el resultado ha sido un aumento asombroso de la productividad: durante cuatro generaciones, los agricultores han producido más que sus padres. Sin embargo, al mismo tiempo, los precios agrícolas han caído en todo el mundo y se han recortado los subsidios a los precios. Esto ha llevado a una cruel paradoja: mientras que los agricultores nunca han producido tanto, muchos ya no pueden vivir de la agricultura.



La tecnología digital es una gran carpa

Los enfoques digitales en la agricultura se denominan "agricultura de precisión", cuyo objetivo es medir las necesidades de los cultivos o el ganado con la mayor precisión posible para poder aplicar "la cantidad correcta en el momento adecuado". Este ha demostrado ser un enfoque valioso, particularmente para los cultivos, y ha sido impulsado por el desarrollo de la computación integrada, la guía GPS y las interfaces de control de máquinas.


El enfoque de agricultura de precisión también puede ayudar a reducir las ineficiencias y el desperdicio. Por ejemplo, los métodos de aplicación de pesticidas de precisión pueden reducir significativamente la caída de aerosoles fuera de las áreas a tratar y, por lo tanto, la cantidad de pesticidas que ingresan al medio ambiente. De esta forma, los rociadores pueden mantener la eficacia del tratamiento mientras reducen las tasas de aplicación entre un 20 % y un 40 %.


Sin embargo, la agricultura de precisión no cuestiona el uso de pesticidas. Funciona refinando las prácticas actuales y no fomenta la exploración de alternativas. Esto es lo que los científicos llaman "bloqueo tecnológico", con enfoques de precisión que refuerzan el uso de pesticidas en lugar de eliminarlos. Esto de ninguna manera nos prepara para una agricultura que depende menos de los pesticidas: los agricultores quedan atrapados.


Al igual que los enfoques digitales desarrollados en otros sectores industriales, los de la agricultura tienden a imponer la estandarización y la optimización en condiciones bien controladas. Por lo tanto, el riesgo es que la tecnología digital pueda aumentar la productividad, pero también reducir el empleo en el sector, aumentar el tamaño de las explotaciones y profundizar la dependencia tecnológica, con un impacto positivo relativamente pequeño en la sostenibilidad.


La promesa de un tipo diferente de agricultura digital

Por otro lado, la tecnología digital también podría usarse para empoderar a aquellos que trabajan juntos para mejorar las prácticas agrícolas, cambiar las regulaciones e influir en los mercados, todo basado en las necesidades reales de los agricultores individuales y la sociedad. Al facilitar tal cooperación a escala nacional y multinacional, la tecnología digital haría posible que los agricultores y el público en general "expresen su opinión" en los asuntos agrícolas nacionales. Al acercar la oferta y la demanda, la agricultura digital colaborativa proporcionaría un marco para defender los intereses de productores y consumidores de manera equitativa.


En un contexto de competencia creciente, esto protegería el empleo rural, al tiempo que garantizaría que la agricultura sea más ampliamente valorada, y que los agricultores sean vistos como profesionales. Los enfoques cooperativos existentes, como los "esquemas de caja" locales, contribuyen a esto, pero la tecnología digital aceleraría y extendería este proceso.


El potencial de las nuevas tecnologías digitales en la agricultura es asombroso. Vincular a los agricultores digitalmente les permitiría organizarse y compartir equipos, facilitar el compartir o intercambiar campos y apoyar canales alternativos de suministro y producción, además de promover la solidaridad. En definitiva, las tecnologías digitales colaborativas podrían promover aspectos de sostenibilidad social y ambiental que la forma actual del mercado no reconoce ni financia.



Para qué se debe usar lo digital

El sistema actual no cambiará si no cambiamos los criterios que utilizamos para evaluar su desempeño y la forma en que se gestiona. Necesitamos ser claros como sociedad sobre lo que debe hacer la agricultura. Hasta la fecha, a la agricultura se le han asignado objetivos que no necesariamente son los suyos propios.


Algunos no tienen valor de mercado directo, como el mantenimiento de recursos comunes, incluidos el aire y el agua. Otros parecen tener poco valor social inmediato, como el almacenamiento de carbono para mitigar el cambio climático , o no recompensan a los agricultores por sus esfuerzos. Por ejemplo, el valor de los campos de lavanda para el turismo y para la industria de la miel supera los ingresos directos de la venta de lavanda para uso cosmético y, sin embargo, el agricultor de lavandaa menudo no recibirá ingresos adicionales por apoyar estas otras industrias.


Se puede argumentar que la competitividad de la agricultura europea no se logrará mediante una carrera por la productividad, sino haciendo las cosas que hacemos bien y valoramos un poco más. Necesitamos reconocer que la agricultura se ha convertido en mucho más que un medio para producir alimentos, fibra y combustible. Es, igualmente importante, un contexto en el que deben abordarse las cuestiones del bienestar animal y la gestión del paisaje y los recursos del campo.


La pregunta del millón

Los procesos que tienen lugar en el entorno agrícola son muy dinámicos, cambian a lo largo de las estaciones y entre paisajes, determinados por la calidad de la interacción de un animal o una planta con su entorno, y esto mismo evoluciona con el tiempo.


Para monitorear o cambiar el funcionamiento de los sistemas agrícolas, se debe usar tecnología digital para evaluar los flujos de materiales y energía. Así como un sistema industrial o cadena de suministro debe mantener y regular su funcionamiento adecuado, la agricultura debe poder cuantificar lo que constituye un funcionamiento adecuado. En la actualidad, no podemos realizar las mediciones necesarias para apoyar, mantener o incluso mejorar el funcionamiento del agroecosistema. El futuro desarrollo de nuevos sensores revolucionará la gestión de la sanidad animal y vegetal.


Es posible reducir esta visión de la tecnología digital a un nivel simplista; que un sensor se utiliza para medir una sola variable, como el peso de un animal. Nuestra visión es que la tecnología digital tiene el poder de ser transformadora. Múltiples sensores que miden múltiples variables simultáneamente podrían revolucionar el uso de pesticidas, por ejemplo, al cuantificar el estado de cada campo y el riesgo para la salud humana que presentan los pesticidas.


Esto podría ser mediante el análisis de datos de sensores con inteligencia artificial para evaluar la actividad del suelo tanto del pesticida como de las bacterias desintoxicantes de pesticidas; estimar si los agentes de control biológico naturalmente presentes tienen la capacidad de proteger el sistema de las plagas; y predecir cuándo se "activa" la resistencia de los cultivos a los patógenos fúngicos.


Agricultura de alto rendimiento, no solo de alta producción

El principio de la agricultura libre de pesticidas debe estar en el centro de este futuro sistema agrícola con soporte digital. La simple caracterización del desempeño de la agricultura como parte de un sistema de producción respaldado por pesticidas no brindará sostenibilidad. Las medidas de rendimiento del sistema basadas en un único criterio económico no reflejan todas las demás dimensiones de la sostenibilidad.


En cambio, la tecnología digital debe ofrecer una transición hacia una apreciación holística de la agricultura. Nos permitirá apreciar aspectos del sistema que sabemos que son críticos pero, debido a una mala medición o reconocimiento, solo los notamos una vez que se han ido. La polinización por insectos silvestres es un ejemplo de algo que los agricultores, hasta la fecha, han recibido de forma gratuita y, por lo tanto, lo han infravalorado. Es solo ahora que estamos descubriendo que estos insectos están en declive, ya no hay suficientes para satisfacer nuestras necesidades.


En lugar de encerrar a los agricultores en una gestión insostenible basada en pesticidas, la revolución digital agrícola debe mostrar que existen otros enfoques viables y medidas alternativas del rendimiento del sistema. En un momento en que se están renegociando la política agrícola común de la Unión Europea y otros acuerdos comerciales y agrícolas globales, debemos asegurarnos de que la sostenibilidad ambiental y la justicia social, tanto para los productores como para los consumidores, sean fundamentales para medir el desempeño y que puedan t simplemente ser sacrificado por unos pocos puntos porcentuales más de productividad.


Fuente: Phys.org

5 visualizaciones0 comentarios