top of page

Insumos agropecuarios en salta

Oportunidades para una agricultura eficiente y sostenible

El desarrollo tecnológico de las últimas décadas nos ha llevado directamente a la 4ª Revolución Industrial, que nos ofrece un inmenso abanico de posibilidades en cuanto a digitalización se refiere. Los sistemas analógicos han dejado paso a sistemas digitales que, aplicados al ámbito de la agricultura, nos ofrecen la oportunidad de tener acceso a información muy valiosa sobre nuestros cultivos. Estas nuevas herramientas, como sensores o equipos de medición, suponen una revolución en el proceso de toma de decisiones, ya que proporcionan datos a tiempo real y son capaces de comunicarse entre ellos (IoT).



En este punto, cobra especial relevancia la idea de que “lo que no se puede medir, no se puede gestionar”, y por ende, tampoco mejorar.


Con el auge de nuevas tecnologías, se corre el riesgo de distraerse con gráficos bonitos y olvidar que, en realidad, el objetivo es tener equipos de medición que nos proporcionen datos fiables basados en fundamentos científicos contrastados.


La digitalización del sector agrícola es un proceso muy necesario a la par que novedoso, por lo que resulta imprescindible contar con un asesoramiento experto que pueda guiarnos durante todo el proceso: desde la elección de los sensores y equipos de medición, pasando por el análisis e interpretación de los datos, hasta la toma de decisiones, que se basarán en información precisa, relevante y obtenida a tiempo real.

El futuro del sector agrícola pasa necesariamente por un uso óptimo y sostenible de recursos como el agua, la energía o los fertilizantes

A través de las nuevas herramientas digitales, podemos evaluar, analizar y relacionar grandes cantidades de información proveniente de los cultivos, el clima, los soportes de producción (suelos, substratos...), y hasta el estado de maquinaria, equipos e infraestructuras hidráulicas. Esta información, gestionada de forma adecuada, da como resultado un proceso de toma de decisiones mejorado, que optimiza recursos como la energía, insumos o el agua, dando como resultado una gestión más eficiente y eficaz.


Ante la actual situación de escasez de agua, resulta más necesario que nunca hacer un uso responsable de este recurso tal limitado. En algunos casos, la falta de agua es resultado de la sobreexplotación sin planificación, y en otros, de la drástica reducción de las precipitaciones, lo que ha diezmado las reservas hídricas de las cuencas hidrográficas (embalses, pantanos y las reservas de agua subterráneas), que actualmente se encuentran al 35% en España.


Tanto las empresas como los profesionales tenemos la responsabilidad de llevar a cabo una transición tecnológica profesional y honesta, que sirva de puente entre la tradición agrícola y un nuevo futuro para la agricultura. Con la ayuda de la digitalización, podremos conseguir una gestión adecuada de los recursos que lleve a la obtención de mejores resultados y prácticas más respetuosas con el medioambiente que garantice la conservación de los recursos hídricos que permita la supervivencia de explotaciones agrícolas en las próximas décadas.


El trabajo de muchos técnicos y centros de investigación, sumado a la apuesta de empresas como Copersa (con más de cuarenta años de experiencia en el uso y promoción de instrumentación y sensorización para agricultura), han hecho posible la normalización del uso de nuevas tecnologías en agricultura. El uso de equipos de medición y monitorización se ha extendido en zona productoras punteras como Almería, Costa tropical de Granada y Málaga, Murcia o Huelva, con buenos resultados y éxito contrastado. Por eso, empresas técnicos y productores deben asumir el compromiso de trasladar estas experiencias de éxito a otros territorios y tipos de cultivos con gran potencial productor.


En línea con la agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aprobados por la ONU, el futuro del sector agrícola pasa necesariamente por un uso óptimo y sostenible de recursos como el agua, la energía o los fertilizantes, con el objetivo de garantizar tanto la conservación del medio productivo como la protección del medioambiente.


Fuente: iAgua.es

10 visualizaciones0 comentarios
bottom of page