top of page

Insumos agropecuarios en salta

El futuro de la agricultura sostenible está en la digitalización y el análisis de datos

La digitalización del campo es una realidad que cada vez se está haciendo más notoria en la agricultura, y no sólo por los pasos agigantados que da la tecnología cada día que llevan a una mayor comodidad física, más tiempo libre y sobre todo una mejor gestión de los recursos. De esta manera, la digitalización se traduce en conocer de forma digital, detallada y con total certeza todo aquello que está sucediendo, a tiempo real, en las explotaciones y almacenes. Todo ello gracias al software y hardware que ofrecen empresas como Hispatec, la empresa almeriense con casi cuatro décadas de experiencia en innovación tecnológica aplicada a la agricultura de España.



Además de la comodidad que supone concentrar todos los datos de la producción en el dispositivo móvil o el ordenador, que es incentivo suficiente para dar un paso más en la modernización de la agricultura, el principal objetivo y el más importante de la digitalización es crear un camino hacia la sostenibilidad real: “Disponer de sistemas que generen datos tiempo real y con total exactitud de cuál es el gasto de los recursos como agua, energía y fertilizantes que se destinan a la producción de un kilo de un producto en una parcela permite saber de forma muy visual cuales son las parcelas más productivas, dónde se ha gastado más agua, dónde hay que usar más fertilizantes y con esta imagen el agricultor puede determinar los cambios que debe hacer para corregir esos errores”, cuenta Miquel Villanueva, director de Marketing de Hispatec. “Además, al saber cuál es la cantidad de recursos que se deben utilizar, lleva a una sostenibilidad medioambiental real porque sabes que no se va nada al medioambiente que no vaya a ser aprovechado, ni utilizar más agua de la que se necesita, y sobre todo el agricultor no va a tirar el dinero que ha invertido en estos recursos”, añade.


Tanta es la importancia de la agricultura sostenible y el uso eficiente de los recursos, que desde hace varios años ya las instituciones y las administraciones vienen introduciendo nuevas normativas y obligatoriedades respecto al uso de todos los recursos necesarios en la agricultura como la 'Fit For 55' europea y el SIEX español. Lo que se requiere es algo tan sencillo como el registro detallado de las cantidades de recursos destinadas a un cultivo. Desde luego, que la forma más efectiva para obtener estos datos es avanzando en materia de digitalización del agro. No obstante, implementar las tecnologías más modernas supone una inversión que en ocasiones es inasumible, e incluso un poco arriesgada si el agricultor no tiene la certeza de que la podrá recuperar, según comenta Vicente Casanova, Product Owner de Hispatec de AGROSALES, solución para la Industria Auxiliar.


Para aliviar esta presión que ejercen las administraciones sobre los productores, Hispatec se ha enfocado en ofrecer sus servicios tanto a cooperativas como a empresas agrícolas de tamaño grande y mediano. En primer lugar, el software se instala en estas empresas y en los campos las herramientas que van a llevar a cabo el registro de todo lo que se hace en las explotaciones. En este caso, la empresa, cuando se hayan recabado suficientes datos podrá realizar un análisis exhaustivo y ver cómo hacer más eficiente la producción. Asimismo, la empresa y la cooperativa podrán hacer recomendaciones en el caso de que fuese necesario. “De esta manera, se puede ver y comparar qué uso de recursos, energía o mano de obra está siendo más óptima. Entonces, lo que se hace es optimizar y hacer que todo cueste lo menos posible, ser más competitivo y más eficiente, es decir, que asegurar que cada kilo está producido con la menor cantidad de agua, fertilizantes y mano de obra consiguiendo lo que a cada agricultor le gustaría conseguir: más cosecha, calibres más grandes, avanzar o retrasar la cosecha, etc.”, comenta Miquel Villanueva.


De esta manera, el agricultor al haber visto más estrechada su relación con el cliente, también podrá disponer de estos mismos datos lo que genera un gran valor añadido a la labor de las empresas que trabajan con Hipatec: “De hecho, una de las partes donde aportamos mucho valor es en el análisis de estos datos, en presentarlos de una manera visual a los directores de las cooperativas, o los directores técnicos y productivos de las empresas y decirles qué está pasando, lo que ha pasado en la explotación para llegar a donde se ha llegado, y proponerles soluciones y a partir de ahí ellos pueden tomar las decisiones más convenientes en base a estos datos”, afirma el director de Marketing.


Además, estos datos resultan de gran valor a la hora de establecer previsiones a corto y largo plazo. Al disponer de indicadores suficientes, tanto la empresa o cooperativa como el agricultor, pueden llegar a ser capaces de deducir la cantidad de kilos que llevarán durante una determinada semana a la cooperativa.


Por otro lado, esta forma de alcanzar la sostenibilidad contribuye también a la competitividad de las empresas. Según Miquel Villanueva, las empresas que aplican los sistemas de Hispatec en el campo resultan ser más competitivas, generar mejores puestos de trabajo y puestos de calidad, ya que muchos de los trabajos que anteriormente se hacían de forma manual, ahora han pasado a hacerse de una forma digital. Tanto es así, que según los datos que frece el director de Marketing obtenidos a través de un estudio que realizó la propia empresa entre sus clientes, la facturación de las empresas después de tres años de implantar el software de Hispatec ha crecido un 34-35% de media, además del beneficio que ha aumentado un 78%. “Es aquí donde se ve la eficiencia en el uso de los recursos, y si esta manera de trabajar se traslada a los agricultores, el beneficio será mayor para todos”, explica Villanueva.


En este sentido, Almería es la punta de lanza de la digitalización del sector agrícola dada su inmensa relación con la distribución comercial. Porque la digitalización no acaba en el campo, estos sistemas se extienden hasta el cliente final y sus herramientas se aplican también en la distribución para llevar el control de las condiciones en las que se encuentra el producto en cada momento. Además, las empresas distribuidoras exigen que sus proveedores sean lo más competitivos y sostenibles posible y el camino más corto para alcanzar estas características es la digitalización. Por esta razón, las empresas de Almería, ya que se trata de la gran huerta de Europa, son muy proclives al uso de la tecnología.


Esto también es una de las razones que motivan a Hispatec a seguir trabajando en materia de innovación. Según cuenta Miquel Villanueva, el Departamento de Innovación de Hispatec dedica un millón de euros anuales para seguir trabajando en nuevos productos. Asimismo, actualmente la empresa se encuentra experimentando con la Inteligencia Artificial (IA) en colaboración la empresa Prima-Ram: “Lo que estamos haciendo ahora consiste en recabar datos de una parcela y utilizarlos para generar recomendaciones de fertirriego que se hacen llegar al técnico quien los revisa y si está de acuerdo, se aplican los cambios en la parcela, sin embargo, si tiene alguna objeción puede realizar modificaciones y de esta manera IA las recuerda para futuras respuestas”, explican desde Hispatec.


Este es un avance que sin duda genera la curiosidad por saber si es la IA el futuro de la agricultura. No obstante, tanto Vicente Casanova como Miquel Villanueva, están de acuerdo en que probablemente se trate de uno de sus futuros, pero por el momento lo que si es cierto con total seguridad es que el futuro de la agricultura viene marcado por el análisis y la gestión de datos.


Fuente: Diario de Almería

15 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page