Insumos agropecuarios en salta

Las 3 agtech que están revolucionando el campo: facturan más de US$ 1 M

La tecnología ha impactado en cómo el hombre realiza sus actividades a lo largo de los siglos. Desde la revolución industrial para este lado de la historia, la innovación ha decantado su influencia hacia nuevas ocupaciones casi a diario y la industria agrícola no es la excepción a esa regla tácita del desarrollo.



Es por demás evidente que los cambios tecnológicos tuvieron mucho que ver en la expansión rural de nuestro país. Hasta no hace muchos años atrás, la tenencia de la tierra era casi el único requisito para el inicio de esta actividad.


Pero en el último tiempo, la Argentina, siguiendo la tendencia mundial, recurrió al uso de la tecnología, lo que le permitió en pocos años multiplicar la producción y agregar valor.

La modernización le brindó al productor un mejor manejo del suelo, acortar los tiempos de siembra y cosecha, disminuyendo así los riesgos climáticos y de costos.


El desarrollo de los implementos agrícolas (cosechadoras mecánicas, fertilizantes, máquinas fumigadoras), mejoró las diversas labores, todo con el fin de obtener el mayor rendimiento por cosecha evitando en gran parte las pérdidas por enfermedades o plagas.


En un paso más hacia la adopción de tecnología en un sector donde los cambios y mejoras parecerían ser paulatinos en comparación con otras industrias, nació el segmento de las "agtech", un término que abarca una amplia gama de proveedores de innovaciones que son aplicadas a los sistemas agropecuarios permitiendo aumentar la productividad, la eficiencia y la rentabilidad.


Soluciones basadas en blockchain, inteligencia artificial y biotecnología son capaces de relevar y analizar los datos provenientes del campo, la genética, las transacciones y fenómenos climáticos y así revolucionar al sector de los agronegocios.


Su inclusión está permitiendo aumentar el potencial productivo y disminuir el impacto ambiental para lograr más rentabilidad de la mano de la digitalización y la innovación.


LA INFORMACIÓN ES PODER

Los productores rurales tienen el gran desafío de administrar parcelas de tierra con extensiones considerables donde, en muchos casos, no sólo hay diversos cultivos sino también ganado.

Dos emprendedores comenzaron a utilizar drones para tener un panorama amplio de las siembras y luego, como paso lógico, crearon una plataforma para poder acceder a la información relevada a la que decidieron llamar Auravant.


"Auravant fue fundada en 2016 por Nicolás Larrandart y Leandro Sabignoso. La empresa comenzó volando drones, por eso se llama Auravant (VANT refiere a "vehículo aéreo no tripulado"). Los emprendedores se dieron cuenta de que antes de seguir avanzando con los drones les hacía falta una plataforma para poder centralizar la información", explica Fernando Calo, CMO de Auravant.


Así fue como nació Auravant. "Una vez creada, se dieron cuenta de que tenía sentido incorporar imágenes de menor costo con alta frecuencia, aunque tuvieran una menor resolución, porque especialmente en cultivos extensivos no se requiere tanta definición y sí más frecuencia. La plataforma se orientó así a imágenes satelitales que manejaran imágenes multiespectrales, y con ellas poder obtener índices que dieran información para que productores y asesores agronómicos pudieran tomar mejores decisiones", agrega.


La plataforma ofrece que, con muchas capas de información, se pueda trabajar y tomar mejores decisiones en cada punto de un lote, parcela o campo.

Para eso, se mezclan y se trabaja con distintos índices, que son obtenidos de imágenes satelitales o capas de información que puedan subirse al sistema y que proviene de maquinaria agrícola, mapas de rendimiento o de suelos.


"Estos mapas se pueden integrar y entender que lo que ocurre es una consecuencia de múltiples factores que se están combinando", aclara Calo.


Y agrega: "Con el conocimiento de cómo viene la temporada y cómo es el clima, un ingeniero o un productor puede ser más eficiente de acuerdo a las condiciones que tiene su campo y a las que está siendo expuesto según el año o campaña. En función de eso, se puede minimizar el costo y aumentar el rendimiento. En resumen, así su labor será más sustentable".


Una tecnología fuerte que utiliza Auravant es la agricultura de precisión, que permite poder determinar cuál es la dosis óptima de insumos, semillas o fertilizantes en cada uno de los lugares.


Aunque como todo concepto de agricultura digital, es bastante más amplio, porque tiene monitoreo, seguimiento, reportes, automatización y diversas funcionalidades que resultan en un ahorro de tiempo de trabajo.


La empresa tiene hoy, a seis años de su fundación, clientes de todos los segmentos y todos los mercados verticales asociados al agro, desde bancos hasta empresas semilleras, de fertilizantes, agronómicas más pequeñas, distribuidores y hasta productores y asesores.


EL RIEGO INTELIGENTE

Según algunas estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), la producción alimentaria deberá aumentarse como mínimo en un 70 por ciento para el 2050 con el objetivo de garantizar alimentos para toda la población.


No obstante, el agua, fundamental para el riego en la agricultura, es un recurso limitado por el cual ya comienza a evidenciarse preocupación. Pequeños y grandes productores están tomando conciencia acerca de la importancia que tiene para sus cultivos el uso inteligente del agua.


Administrando eficientemente este recurso pueden obtenerse mejores cosechas y mayores ingresos produciendo más con menos recursos.


En este paradigma productivo creciente es que se basó Kilimo, una agtech que nació en Córdoba en 2014 con el objetivo de ser un asesor digital de riego para la industria agrícola.

Jairo Trad, CEO y cofundador de Kilimo.


"Viajamos durante seis meses por la Argentina escuchando a los productores regantes. Sólo después de haber hecho ese trabajo de escucha activa pensamos Kilimo como producto. Lo llamativo es que ese primer diseño no es tan diferente al actual, su base es muy parecida pero incorporamos machine learning y Big Data", explica Jairo Trad, CEO y cofundador de Kilimo, un ingeniero en computación por la Universidad Nacional de Córdoba y especialista en ciencia de datos.


El aporte de la empresa a la producción agrícola se concentra en brindarle información de forma clara y sencilla del tiempo y la cantidad adecuada de riego que necesitan los cultivos.


"Nuestro objetivo es establecer la confianza necesaria en la plataforma para que el productor se apoye 100 por ciento en el software a la hora de tomar una decisión de riego", agrega Trad.


Pero detrás de ese concepto está toda la tecnología que Kilimo le aporta a sus clientes: recopilación de datos de estaciones meteorológicas y cálculos de evapotranspiración, la cantidad de agua del suelo que vuelve a la atmósfera como consecuencia de la evaporación y de la transpiración de las plantas, a través de nueve satélites, machine learning y big data, por lo que el productor no tiene la necesidad de instalar sensores en su terreno.


"Comenzamos fuertemente enfocados en cultivos extensivos y hace dos años nos consolidamos en el mercado de los cultivos intensivos de alto valor: frutales, frutos secos, vid para vino, palto, arándanos, uva de mesa, cerezo, ciruelas. En estos siete años hay algunos hitos que nos dan mucha felicidad: somo más de 60 personas trabajando en cuatro países y tenemos operaciones en más de seis países. Los mercados más grandes son la Argentina, Chile, Perú, México. También operamos en Brasil. Italia, Paraguay, Uruguay. En estos años fuimos invertidos por el Banco Interamericano de Desarrollo y varios fondos de venture capital de la región", finaliza el CEO de la compañía.


EN LA MIRA DE LOS HERBICIDAS

Según datos recientes de la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Casafe), en los últimos 22 años el consumo de herbicidas aumentó un 858 por ciento, mientras que la superficie cultivada se incrementó en un 50% y el rendimiento de los cultivos, sólo un 30 por ciento.


El uso constante y creciente de agroquímicos para controlar malezas en los cultivos genera un círculo vicioso: a mayores dosis de herbicidas, más resistencia se desarrolla al producto.


En nuestro país se aplican de manera uniforme en la totalidad del lote, independientemente de la existencia o no de malezas, por lo que su uso es cada vez más ineficiente, costoso y perjudicial para el medioambiente y la salud humana.


Centrado en subsanar esa realidad que afecta directamente la producción e impacta negativamente en el ambiente es que nació DeepAgro, de la mano de Juan Manuel Baruffaldi, un emprendedor que estudió Ciencias de la Computación y se especializó en Inteligencia Artificial, y en 2017 decidió volcar todo lo aprendido al lugar donde creció, el campo, y generar soluciones que le modifiquen la vida a los productores agropecuarios, como lo fue su padre.


Junto a cuatro socios decidió crear una compañía basada en IA aplicada al agro, específicamente para dotar de inteligencia a la aplicación de herbicidas.


"En DeepAgro desarrollamos un dispositivo de aplicación selectiva de herbicidas, que se basa en reconocer mediante video y en tiempo real (es decir, sin necesidad de Internet) a las malezas, y hacer la aplicación del agroquímico solo en el lugar que corresponde sin desperdiciar nada. Es una herramienta que le permite al productor hacer agricultura de precisión en su máxima expresión, pudiendo entender lo que pasa dentro del lote en materia de malezas y aplicar el agroquímico en su medida justa, teniendo así u mejor control", explica Baruffaldi.


Y señala que "nuestra inteligencia artificial permite diferenciar maleza de cultivo, leyendo el terreno hasta 60 veces por segundo y reconociendo malezas de hasta tres centímetros cuadrados. Y todo esto de simple uso, sin calibración y reduciendo el peso sobre los equipos pulverizadores, ya que instalamos un dispositivo cada dos metros".


Hoy la compañía ya cuenta con clientes con equipo de aplicación selectiva de herbicidas en la ciudad de Casilda, y están en proceso de instalación de sus soluciones en Salta, Chaco y Córdoba. Además, trabajan junto a Zurich Seguros, para llevar en conjunto una solución a sus clientes productores asegurados.


Fuente: InfoTechnology