Insumos agropecuarios en salta

La razón de ser de la agricultura digital

La agroalimentación mundial afronta un reto mayúsculo: se espera que la población mundial crezca desde los 7.800 millones de individuos estimados en 2018 a los 9.600 millones proyectados para 2050, lo que comportará un incremento considerable de la demanda de alimentos. La agricultura digital jugará un papel clave para este reto.



Es evidente la dificultad que esto supone de por sí, pero el cambio climático todavía le da otra vuelta de tuerca a la situación: la disponibilidad de recursos naturales como el agua dulce y las tierras cultivables productivas es cada vez más limitada. Por tanto, producir más alimentos, lidiando con la cada vez menor accesibilidad a los bienes que nos brinda la tierra y respetando, al mismo tiempo, la naturaleza, es el gran desafío de nuestro tiempo.


El papel de la digitalización


La tecnología jugará –ya está jugando, de hecho– un papel esencial en dicha transformación. Los avances digitales, como reza el mismo documento de la FAO, “pueden ser parte de la solución”. El sector agroalimentario mundial se está abriendo cada vez más al empleo de tecnologías móviles, robótica, servicios de teledetección, etc. Cada vez son más los agricultores y ganaderos que conocen términos como blockchain, Internet de las cosas o inteligencia artificial. Gracias a un mayor acceso a la red, el productor está más informado, acumula más datos sobre mercados, financiación y, en definitiva, está más preparado para sacar adelante su explotación o su cultivo con la agricultura digital.


Ejemplos de aplicación de tecnologías digitales en agricultura


Agricultura digital es un amplio paraguas bajo el que se resguardan múltiples formas de aplicar las tecnologías digitales al campo. En Agrotech España (la Asociación Española para la Digitalización de la Agricultura, el Agroalimentario, la Ganadería, la Pesca y las Zonas Rurales), que agrupa a las empresas españolas de perfil tecnológico que digitalizan a compañías y entidades del mundo agro abarcando los cuatro eslabones de la cadena agroalimentaria (producción, transformación, comercialización y distribución) diferencian entre dos tipos de tecnologías: las que captan el dato y las que lo analizan.


En el primer grupo se enmarcan las apps de uso agrícola o ganadero, sensores, satélites, mapas, los sistemas de planificación de recursos empresariales (ERP), la agricultura de precisión, los drones, los robots agrícolas, la tecnología blockchain, la gestión de riegos, el desarrollo tecnológico a medida, el Internet de las cosas e incluso los marketplaces y las tiendas online, entre muchos otros.


Del segundo grupo formarían parte términos como Big Data, Machine Learning, Deep Learning, analítica, Business Intelligence, inteligencia artificial, realidad virtual o realidad aumentada.


Describir los pormenores de cada una de estas innovaciones merecería artículos individualizados. Baste decir que todas ellas tienen el mismo objetivo: aumentar la rentabilidad de los profesionales del mundo agro.


“En un contexto en el que aumentar los precios de venta es muy complicado, la rentabilidad pasa inevitablemente por reducir los costes, aumentando la producción y la productividad de los empleados”, señalan desde Agrotech España.


Desde esta organización insisten en que “en función del tipo de tecnología aplicada, las reducciones de los costes e insumos pueden llegar perfectamente, en el caso de la gestión del agua, a un ahorro del 70%, o del 40% en la aplicación de fitosanitarios”. Así, vemos que se conjugan varias realidades: el ahorro económico, la reducción del uso de recursos naturales como el agua y el mantenimiento del equilibrio medioambiental con un empleo moderado de productos potencialmente dañinos para el ecosistema.


Estas dos últimas han pasado a ser más importantes si cabe a partir de las nuevas políticas comunitarias como el Pacto Verde Europeo, con sus estrategias ‘De la granja a la mesa’ y ‘Biodiversidad 2030’, y las exigencias que se incluyen en la nueva PAC. Todas ellas suponen un aumento considerable de los requerimientos en materia de sostenibilidad medioambiental, como ya hemos abordado en multitud de ocasiones en este blog. Y no sabe duda de que todos ellos se conseguirán única y exclusivamente a través de la implantación de las nuevas tecnologías y la digitalización en la agricultura.


Fuente: Agronews Comunitat Valenciana

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo