Insumos agropecuarios en salta

Como el primer día

Marcelo es un apasionado de su laburo y su profesión. Este entrerriano de 56 años sigue metiendo kilómetros para que a las huertas del NOA no les falte ninguna semilla ni producto.


Nacido en Gualeguaychú, Marcelo García Ruibal cambió los carnavales y ríos caudalosos por los amplios y diversos campos del noroeste argentino, donde sus años de trabajo como Ingeniero Agrónomo lo convirtieron en el responsable de esta zona para la empresa CAPS S.A, de desarrollo y comercialización de semillas hortícolas.


Estudió en el Instituto Pío XII de Gualeguaychú, donde a sus papás les costaba traerlo adentro dado que jugaba todo el día en la calle mezclando picaditos de fútbol con carreras de karting a rulemanes. Después migró a la ciudad de la Plata para estudiar y recibirse en Agronomía, estrechando ese vínculo que desde siempre tuvo con el campo.

Hoy su trabajo lo recompensa con relaciones humanas a cada paso. “Me gusta mucho conocer gente nueva y entablar buenas relaciones dice Marcelo, cuya pasión también le requiere horas incontables lejos de los brazos de Fabiana, su esposa y de sus hijos Candela y Tomás, que son su aliento y apoyo permanente.


Fan del cuervo de Almagro, en sus pocas horas de ocio y fiel a sus días de niño, Marcelo opta por andar afuera ya sea manejando el cuatriciclo, haciendo un poco de running o pedaleando a ningún lugar, como hace el viento.


Convencido de que el campo “es el motor que dinamiza gran parte de la actividad económica del país”, Marcelo anhela un futuro en el que los más jóvenes puedan desarrollarse, prosperar y cumplir sus sueños.


Por su parte, vuelve a subir a la chata para salir a la ruta y recorrer el NOA. Lleva ya muchos años, pero la pasión intacta cada día… como el primer día.