top of page

Insumos agropecuarios en salta

Tendencias que impulsan la automatización en el campo

La industria agropecuaria está bajo presión. Los notables incrementos en los costos de los insumos y la mano de obra están comprometiendo la rentabilidad de los productores. A nivel global, los productores reportan que los precios de insumos como fertilizantes y productos químicos para la protección de cultivos han subido entre un 80 y un 250 por ciento en los últimos años. El cambio climático también está afectando las ganancias. Un clima más cálido está generando una mayor variabilidad climática, fenómenos meteorológicos más intensos, sequías más extensas y la aparición de nuevos cultivos y plagas invasoras, todo lo cual disminuye los rendimientos. En el sudoeste de Estados Unidos, por ejemplo, una megasequía persistente es tan grave que las últimas dos décadas han sido las más secas de la región en al menos 1.200 años.



Para enfrentar estos desafíos y seguir siendo económicamente viables, los productores deben encontrar soluciones innovadoras. La automatización se presenta como una gran promesa para reducir el impacto de la agricultura en el cambio climático y ayudar a los productores a adaptarse a su impacto financiero. Las soluciones agropecuarias autónomas existen en un espectro que requiere distintos niveles de soporte del operador. Esto abarca desde tecnología semiautomática ya adoptada (por ejemplo, dirección asistida) hasta sistemas completamente automatizados (por ejemplo, robots desmalezadores). Las tecnologías de vanguardia emplean una combinación de sensores, análisis, robótica y equipos para asistir a los productores en la toma de decisiones más acertadas en el campo y hacer más con menos. Además, los avances recientes en la IA generativa ofrecen oportunidades futuras para automatizar la toma de decisiones utilizando grandes conjuntos de datos ya existentes.


Los ejemplos potenciales incluyen asistir a los productores en el desarrollo de planes estratégicos sobre qué insumos (fertilizantes, protección de cultivos y semillas) aplicar, en qué momentos y qué tasas, para respaldar mejor la rentabilidad y las prácticas sustentables del campo. La tecnología automatizada puede brindar un valor significativo tanto a los productores de cultivos en hileras como a los de cultivos especiales. Por ejemplo, los casos de uso completamente autónomos en huertas y viñedos pueden generar un valor de más de 400 dólares por hectárea al año, duplicando o cuadruplicando el retorno de la inversión de los productores en automatización.



Las tecnologías de automatización agropecuaria pueden generar entre 200 y 800 dólares por hectárea en viñedos. Todavía estamos en las primeras etapas de la autonomía. La Encuesta Global de Productores 2022 de McKinsey muestra que menos del 5 por ciento de los productores de Asia, Europa, América del Norte y América del Sur están utilizando esta tecnología de vanguardia, en comparación con el 21 por ciento que utiliza software de gestión agropecuaria.


Hemos identificado dos tendencias que probablemente impulsan la adopción: las presiones sobre la economía agropecuaria y el empuje hacia prácticas agropecuarias más sustentables. En este artículo, analizamos en profundidad estas tendencias y cómo se perfilan para cambiar el futuro de los equipos y las operaciones agropecuarias.


La economía agropecuaria es una preocupación inmediata para los productores. La automatización puede ayudar a abordar dos problemas que han afectado a los productores durante varios años: el aumento de los costos de los productos químicos y los desafíos laborales.


Costos de insumos

Las interrupciones en la cadena de suministro y los desafíos geopolíticos han elevado los precios de los fertilizantes más utilizados (por ejemplo, urea, fosfato diamónico y potasa) en más de un 15 por ciento anual durante los últimos cinco años. En una encuesta de McKinsey del año pasado, los productores estadounidenses clasificaron los costos de los insumos como el riesgo número uno para su rentabilidad, siendo el precio de los fertilizantes y los productos químicos para la protección de cultivos el que más subió.


La automatización puede ayudar a reducir estos costos permitiendo que los productores utilicen pesticidas y fertilizantes de manera más eficiente. Por ejemplo, la fumigación automatizada de precisión habilitada por sensores y datos de campo (tanto almacenados como en tiempo real) puede detectar espacios entre cultivos y ajustar el volumen y el momento de la pulverización de productos químicos en consecuencia, utilizando menos productos químicos. Algunas tecnologías de aplicación de herbicidas se emplean por visión computadora para rociar selectivamente las malezas y evitar los cultivos.


En las grandes explotaciones de maíz de Estados Unidos, se ha demostrado que estas soluciones reducen los costos de los herbicidas en un 80 por ciento, generando un valor de 30 dólares por hectárea y un período de recuperación de dos años. De manera similar, los robots de aplicación de fertilizantes equipados con sensores pueden controlar la cantidad de fertilizante que se aplica directamente a las semillas individuales durante el proceso de siembra. Esto puede ahorrar más de 93 millones de galones de fertilizante inicial al año solo en las granjas de maíz de EE.UU. UU.


Desafíos laborales

La mano de obra también es un problema persistente para los productores. Los trabajadores agropecuarios corren un alto riesgo de sufrir lesiones y tienen la tasa más alta de lesiones ocupacionales fatales en los Estados Unidos. La exposición prolongada a productos químicos y al sol también contribuye a la percepción del trabajo agropecuario como arduo y peligroso. En el Reino Unido, por ejemplo, en 2022 se desperdiciaron más de 22 millones de libras de frutas y verduras debido a la falta de trabajadores para recolectar las cosechas. Esta escasez de mano de obra y las demandas de los trabajadores de ser compensados ​​por condiciones laborales adversas han acelerado el aumento de los salarios de los trabajadores agropecuarios. En Estados Unidos, los salarios subieron un 4 por ciento anual entre 2015 y enero de 2022.


La automatización puede ayudar a aliviar estos desafíos de diversas maneras. Puede mejorar las condiciones laborales en el campo, reducir las habilidades operativas requeridas por los trabajadores y disminuir los costos laborales de un campo. Por ejemplo, la tecnología semiautomática, como los sistemas de dirección asistida, guía a los tractores para reducir la superposición entre pasadas, lo que hace que la operación del equipo sea menos agotadora. Los equipos completamente autónomos van un paso más allá. En lugar de sentarse en una cabina realizando actividades riesgosas como fumigar, los operadores de máquinas pueden actuar como administradores de flotas que supervisan varias máquinas. Esto también mejora la productividad de los trabajadores y reduce los costos laborales. En un escenario en el que la automatización permite a un trabajador de una granja de maíz de EE.UU. UU.


Gestionar cuatro máquinas, el ahorro asciende a entre 15 y 20 dólares por hectárea, lo que puede liberar hasta unos 1.500 millones de dólares en valor anual en todas las granjas de maíz de EE.UU. Para los cultivos especializados de Estados Unidos, para los cuales la mano de obra es un factor de costos más importante, el valor potencial para los productores es aún mayor. Por ejemplo, en el mismo escenario en el que un trabajador maneja cuatro máquinas, el desmalezado y el corte automatizados por sí solos podrían generar 30 dólares por hectárea en ahorros de mano de obra en los viñedos estadounidenses.


La sustentabilidad está preparada para convertirse en un catalizador del cambio en el futuro. A diferencia de los costos de los insumos, que son un impulso inmediato para la adopción, las presiones sobre la sustentabilidad aún no se han materializado completamente y se espera que se vuelvan materiales. en el futuro cercano. Sin embargo, en unos pocos años, la acción en dos frentes (reguladores y consumidores) podría ser un acelerador aún mayor para las tecnologías de automatización.


Reguladores

A nivel mundial, muchos gobiernos han establecido objetivos ambiciosos para prácticas ambientalmente más sustentables. El Pacto Verde Europeo, por ejemplo, exige una transformación de la agricultura europea para 2030, incluida una reducción del 50 por ciento en el uso de pesticidas, en comparación con los niveles de 2020. Además, el plan busca convertir un cuarto de todas las tierras agrícolas a la agricultura orgánica para reducir el uso de fertilizantes y herbicidas sintéticos. De manera similar, Canadá desea que los productores utilicen un 30 por ciento menos de fertilizantes para 2030 que en 2020. Los productores canadienses que no cumplan el objetivo correrán el riesgo de perder el acceso a 1.100 millones de dólares en ayuda y subvenciones gubernamentales para la compra de equipos agropecuarios más ecológicos.


La automatización representa una herramienta clave para cumplir con estos requisitos. Al utilizar equipos automatizados de pulverización de precisión combinados con soluciones automatizadas para desmalezar o cortar el césped, los productores pueden reducir restrictivamente el uso de pesticidas y fertilizantes o potencialmente eliminarlos por completo. Además, dado que los equipos automatizados registran digitalmente lo que se aplica a los cultivos, los productores pueden recopilar datos sin problemas y mantener registros de sus operaciones. Esto facilita que los productores participen en programas actuales como la certificación orgánica y GLOBALG.AP. En el futuro, también podría ayudar a los productores a cumplir con los requisitos de presentación de informes de programas como el Pacto Verde Europeo.


Consumidores

El interés de los consumidores por un sistema alimentario más sustentable está creciendo, y los compradores motivados ejercen presión sobre los productores para que cambien la forma en que producen alimentos. Un estudio de consumidores de McKinsey en EE.UU. UU. de 2023 encontró que las marcas sustentables ya están experimentando avances en el mercado, debido a un mayor interés entre los consumidores. Los productos que hacen declaraciones relacionadas con cuestiones ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) promediaron un crecimiento acumulado del 28 por ciento en los últimos cinco años, en comparación con el 20 por ciento de los productos que no hacen tales declaraciones. Los productos que hacen múltiples tipos de declaraciones ESG, como sustentabilidad ambiental y métodos de agricultura orgánica.


En respuesta a la demanda de los consumidores, las empresas de bienes de consumo envasados ​​han asumido activamente una serie de compromisos medioambientales, incluido el modo en que se obtienen y cultivan las materias primas y los ingredientes que se utilizan en sus productos. Nestlé, por ejemplo, se ha comprometido a lograr emisiones netas cero para 2050, mejorar la trazabilidad de sus materias primas y reducir el uso de productos químicos en los campos para 2030. Es probable que una mayor adopción por parte de los consumidores de productos orientados a la sustentabilidad acelerar la trayectoria de las empresas en materia de ESG.


Las soluciones de software, incluidas plataformas de medición, informes y verificación (MRV) agropecuarias, así como sistemas de gestión agropecuaria, ya están ofreciendo vías para que los productores comiencen a brindar a los consumidores trazabilidad desde el campo hasta la mesa. Esto incluye la agregación y almacenamiento de datos sobre lugares de plantación, tiempo de crecimiento y el uso de fertilizantes y productos químicos para la protección de cultivos. Los equipos autónomos con cámaras y sensores pueden ir un paso más allá al recopilar y transmitir datos ricos y estandarizados con un mínimo esfuerzo por parte de los productores.


Esto puede ayudar a los productores a fundamentar las prácticas agropecuarias sustentables que las empresas de CPG desean cada vez más, incluidas aplicaciones reducidas de productos químicos.


Es probable que crezca el entusiasmo por la automatización

La adopción de equipos agropecuarios automatizados se verá influenciada por muchos factores, incluidos la madurez y el rendimiento tecnológicos, las condiciones macroeconómicas, la dinámica geopolítica, las decisiones regulatorias y los cambios ambientales. A medida que dan forma a sus ofertas, las empresas agropecuarias tal vez quieran considerar varias herramientas:

  • Comunique claramente el retorno de la inversión y los impulsores de valor a corto plazo de los equipos autónomos como parte de su propuesta de valor, argumentos de venta y materiales de venta.

  • Reimagina la experiencia agropecuaria no solo con equipos automatizados sino también con un conjunto de software y servicios que crean un ecosistema digital para medir, rastrear y optimizar todo lo que sucede en un campo.

  • Desarrollar modelos de negocio para reducir los costos de capital iniciales asociados con los nuevos equipos de automatización. Por ejemplo, los modelos en los que los productores pagan tarifas de suscripción periódicas o comparten una parte de sus ahorros de costos con un proveedor (por ejemplo, mediante la relación precio-rendimiento) pueden ayudar a que las nuevas tecnologías sean más atractivas y rentables. para los productores.

  • Colabore más estrechamente con las empresas de CPG para ayudar a brindar más transparencia y trazabilidad a la agricultura, al tiempo que apoya a los productores con las herramientas y capacidades para facilitar la recopilación y el intercambio de datos.

Si la economía agropecuaria y la sustentabilidad continúan ejerciendo presión sobre los productores, anticipamos que la adopción de tecnología automatizada se acelerará dramáticamente. A medida que más productores se den cuenta del triple beneficio que puede representar la automatización agropecuaria (mayor productividad y ganancias agropecuarias, mayor seguridad agropecuaria y avances hacia objetivos de sustentabilidad ambiental), el entusiasmo por estas tecnologías se extenderá.


Fuente: Mckinsey.com

8 visualizaciones0 comentarios
bottom of page