Insumos agropecuarios en salta

El suelo, en tiempos de agricultura digital y tecnología variable

En tiempos de costos de producción variables, así como de un cuidado prioritario del ambiente, hay empresas que se plantearon trabajar en aportar soluciones tecnológicas.

Actualmente, hay compañías que hacen foco en la práctica de una agricultura responsable, optimizando recursos y potenciando los rendimientos. Dos de ellas son John Deere y McCain, compañías vinculadas a la producción de alimentos que llevan la protección del suelo y la sustentabilidad como el motor de sus actividades.



Maximiliano Bonadeo, gerente de Agricultura de Precisión de John Deere, destaca que, “la sustentabilidad ya no es estática, sino que requiere priorizar los objetivos a largo plazo por delante de las ganancias en el corto plazo”.


En la búsqueda de la eficiencia y el cuidado del suelo, Bonadeo afirma que es necesario promover buenas prácticas y expandir el uso de tecnologías y metodologías de trabajo que ayuden al productor a ser más eficientes mientras se protegen los recursos.


En este sentido, desde la compañía norteamericana, subrayan que la agricultura de precisión y el manejo por ambientes productivos, que le permiten a los productores acceder a información clave de su campo para una toma de decisiones inteligente, es la base de la mayor productividad como así también de la conservación del recurso suelo.


Al respecto, John Deere viene presentando diferentes soluciones digitales para la agricultura. La más disruptiva llegó con el lanzamiento de la plataforma “Operations Center” -centro de operaciones-, una herramienta de gestión de procesos agrícolas en línea universal, abierta y gratuita.


Este centro brinda toda la información agronómica y de productividad de los equipos que los agricultores tengan conectados.


Pero no solamente fue este un gran paso para la marca, también sobrevinieron más soluciones.

Las sembradoras están equipadas con el sistema “Exactemerge”, una tecnología que proporciona una colocación de semillas precisa y consistente al doble de la velocidad.


Asimismo, en pulverizadoras, el botalón de fibra de carbono, que reduce la compactación de suelo y por su extensión permite realizar menos pasadas, así como el sistema de picos “ExactApply” que permite dosificar la cantidad de producto a aplicar según el terreno, son tecnologías de avanzada que mejoran la calidad de aplicación.


Por su parte, para la cosecha, el “Combine Advisor” es una innovación que permite que la máquina se ajuste automáticamente a las condiciones cambiantes del cultivo, como la variación de los niveles de humedad y la presencia de materiales extraños para mitigar cualquier pérdida.

De esta forma, desde John Deere, colaboran con el objetivo de lograr una producción sustentable reduciendo el uso de fitosanitarios, la compactación del suelo y la huella de carbono.

Sin embargo, más compañías apuestan a la sustentabilidad de los sistemas agrícolas y a los ajustes productivos para conseguirlos.


Desde la compañía global McCain, líder de la industria del procesamiento de la papa, reconocen la responsabilidad para promover prácticas de producción más sustentables.


Carolina de Lasa, jefe de Agronomía para Argentina y Colombia, dice que, “estamos innovando junto a los productores para ayudarles a mejorar el rendimiento, mientras se adaptan al cambio climático, por eso asumimos el compromiso de implementar prácticas de agricultura regenerativa en el 100% de las hectáreas de papas McCain”.


A través de la agricultura regenerativa, la compañía busca proteger y mejorar la sanidad del suelo, buscando aumentar su capacidad de captura y secuestro de carbono.


Además, la empresa transfirió a sus cultivos el manejo integrado de plagas, los sistemas de apoyo a la toma de decisiones para el manejo de enfermedades, el manejo del suelo, el manejo de las semillas, las nuevas variedades y prácticas de almacenamiento y manipulación post-cosecha.


Asimismo, desde McCain, en la apuesta por la sustentabilidad, realiza contratos a largo plazo con los productores, se proporciona transferencia de conocimientos y tecnología, se permite el uso sostenible del agua y promover buenas prácticas agrícolas.


Fuente: Infocampo