Insumos agropecuarios en salta

Siempre agregar valor

Parado al frente de una sala que lo escucha con atención, Gastón explica una serie de gráficos que, si él no estuviera ahí, parecerían indescifrables. Múltiples líneas de colores; formas geométricas de diversos tamaños, y números. Muchos números. Ese es su mundo, y lo entiende a la perfección.


Gastón Cha es contador público y acaba de salir de un taller sobre POWER BI, la herramienta de business intelligence de Microsoft, con la que capacita y asesora a diversas empresas y particulares. También es profesor de Sistemas de información contable en el colegio San Pablo y trabaja como responsable de contabilidad y presupuestos de AJU. En este último apropió la significancia que tiene el campo para el país en general y para el norte en particular, en todos sus aspectos. “Apostar por el campo es apostar por el crecimiento de todos, y golpearlo es escupir para arriba. Esto me parece que trasciende de qué lado de la calle está cada uno. Estar a favor del campo es acompañar a la economía, la cultura, la educación, la disciplina, y sobretodo el respeto por el otro”, exclama Gastón.

Nació hace poco más de tres décadas en la ciudad de Salta y pasó su infancia entre los días de primaria en la Escuela Parroquial de la Merced y Chawasi, la casa de campo que su familia tiene en Campo Quijano. “Allí pasé casi todos los fines de semanas y veranos de mi infancia” dice con una sonrisa grandota. Luego llegó el secundario en el Bachillerato Humanista Moderno y después la Universidad Católica de Salta, donde se recibió de contador.

Después de algunos años de trabajo, Gastón comprendió que para que un contador no sea considerado una carga para una empresa, debe ofrecer algún valor agregado a la información que le otorga a sus clientes. Evitar ese rótulo lo llevó a investigar nuevas herramientas y tecnologías para que “los números” sean parte de las buenas decisiones.


“Mi motivación es salir de la zona de confort diferenciándome lo más posible de ese prejuicio que existe. Trato de que lo que hago siempre sea coherente con este principio de agregar valor”, afirma.

En el recorrido habitual de su trabajo, Gastón tiene que dedicarle bastante tiempo a la computadora, tapado de papeles y vencimientos. “A veces los números te corren de cerca”, asegura. Pero también cada día se generan muchas oportunidades de vincularse con personas que están siempre tratando de hacer mejor las cosas. Esa sinergia es lo que más lo motiva.


Quizás las últimas performances del River de Gallardo o las estrategias que emplea como temerario jugador de “Age of Empires” también lo ayudaron a pensar que en cada acción que uno emprenda, ya sea en un trabajo o fuera de él, todo se torna mucho más sencillo si uno se apoya en los que están al lado, a la vez que se pone a disposición de ellos para ayudarlos.


Y es justo ahí, cuando los papeles tapan y los números intentan acorralar con fechas límite, donde Gastón cuenta con los brazos y el amor incondicional de Natalí y de su hijito Mateo, que siempre apuntalan cada paso. “Sostienen todo lo que hago. Tener cerca a la familia es algo tan superlativo como excluyente para hacer bien el trabajo” concluye con la mirada encendida, como si estuvieran ahora aquí.


Gastón Cha imagina un futuro donde, en lo profesional, pueda formar parte de un entorno en el que lo que más pese sea la generación de valor, no sólo económico o comercial, sino también humano y social. “Si las decisiones que uno toma van en ese sentido, no vale la pena perder tiempo eligiendo alternativas. Si genera valor se hace y, si no, se descarta”.


Por el equipo AJU.