Insumos agropecuarios en salta

Se dedica a los robots para el campo y recaudó US$37 millones

Robots as a Service o RaaS por sus siglas en inglés, describe la compra de robots mediante el arrendamiento de dispositivos robóticos. Es una alternativa al método tradicional de comprar un robot directamente, que al igual que el SaaS o (Software as a Service) propone reducir los costos de inversión inicial y ofrece al productor un mantenimiento continuo. Históricamente, fueron las grandes empresas de sectores como el automotriz, los primeros en adoptar la robótica.


Hasta el momento, en la agricultura no habían surgido avances disruptivos en robótica, probablemente porque los altos costos, las dificultades en la integración y mantenimiento de un robot se torna complicado para pequeñas y medianas empresas. Sin embargo, el concepto RaaS viene a cambiar este escenario y la agroindustria parece estar en una etapa receptiva para estas nuevas ofertas.


Según un informe de Startup Insight, existen en todo el mundo aproximadamente 167 soluciones relevantes para la agricultura en lo que respecta a RaaS. Pero los que verdaderamente han venido a marcar un precedente son los emprendedores de Blue White Robotics (la firma tiene sede en Israel y operaciones en otros países), una plataforma de ‘robot como servicio’ (RaaS) que moderniza la infraestructura existente en las operaciones agrícolas con algoritmos autónomos para ayudar al productor con fumigaciones, recolección, y siembra.


Su misión es lograr que cada productor haga de su campo una unidad productiva autónoma, más segura, inteligente y productiva. Blue White Robotics ofrece además de los robots físicos, un software que también recopila y distribuye datos que pueden ayudar a aumentar los rendimientos, reducir los recursos laborales y reducir los costos crecientes que enfrenta el sector agrícola.


La pregunta es por qué Blue White Robotics está marcando buenos indicios para el mercado del RaaS. La respuesta está en su financiamiento. En 2021 la empresa recaudó US$37 millones en una ronda de la Serie B dirigida por Insight Partners y codirigida por Entrée Capital.


Mirando en perspectiva, deberíamos preguntarnos si los robots transformarán la agricultura. Seguramente, la respuesta es sí. El paso intermedio a este cambio rotundo es que los humanos trabajen en conjunto con los robots. En principio porque los robots tienen limitaciones cuando se trata de tareas que requieren más delicadeza y no pueden reemplazar a los humanos en cada operación, ya que en su mayoría es necesario contar con cognición básica.


Sin embargo, los robots son altamente eficientes cuando se requiere mucha precisión y concentración. Cabe preguntarnos qué startup local dará el paso para innovar en el agro local.


Fuente: La Nación Campo