Insumos agropecuarios en salta

Que nada falte!

Hugo va y viene todo el día. Cada cosa tiene que llegar en tiempo y forma. El secreto es ponerse en los zapatos del cliente; sólo así se puede lograr un servicio eficiente y la confianza necesaria para mejorar cada día.


Eso Hugo, o “Varón” como le dicen, lo aprendió de chico allá en campo Santo Domingo donde se crió junto a sus hermanos en la libertad de jugar en esas hectáreas, pero también en la Escuela Capitán de los Andes 303, en Finca Santa Cecilia. Ser mejor cada día y colaborar con el otro. Por eso hoy, con 37 años, es encargado de depósito en AJU de Las Lajitas; una gran responsabilidad que lleva adelante con buena onda y mucho trabajo.


En el depósito, Hugo Alejandro Luna recibe y atiende a los clientes y junto a su equipo de trabajo hace la carga, descarga y entrega de mercadería; mantiene el stock para que no falte nada y, claro, se pone al frente de los problemas que surjan para solucionarlos, con la firme convicción de que el trabajo en equipo divide esfuerzos y multiplica resultados. Por eso define su actividad en una palabra: “Cooperatividad”.


En sus pocas horas fuera del depósito, Hugo está lo más que puede junto a su familia. “Lo mejor que tengo” asegura. Por eso cuando deja las planillas y el montacargas vuelve a su casa, a abrazar a María Angélica y a sus tres pichones: Raquel, Nora y Santiaguito, a quienes sueña ver realizados en lo que quieran hacer.


El resto del poco tiempo libre que le queda, sobre todo los domingos, “Varón” abraza su otro amor: la música. “Nací con una guitarra a la par”, dice. Así que hace desfilar acordes en la iglesia a la que va. ¿Deportes? El fútbol, claro, con corazoncito azul y oro.


Cada día Hugo, este salteño de Las Lajitas, vuelve a encargarse del depósito; a profundizar la relación con los clientes, y a que nada falte... sobre todo el buen ambiente laboral.