Insumos agropecuarios en salta

Dejar una huella

Lo apasiona el campo. Desde que era chico, Mateo supo allá en San Miguel de Tucumán que el trabajo con la tierra era lo suyo. Por eso ni bien terminó la primaria en el Colegio Tulio, sus papás Sergio y Cecilia lo anotaron en la Escuela de Agricultura en su ciudad. Pero no se quedó ahí. Cuando terminó el secundario fue por la Ingeniería en Agronomía. Ese vínculo con el campo estaba sellado.


Hoy Mateo Mitrovich está por cumplir 40 años y desarrolla su trabajo de Agrónomo como representante técnico de Seminis, lo que le permite recorrer y conocer los campos de los productores; casi como cuando de chico paseaba por los cerros tucumanos con su hermano Marcos (Andrea y Bruno, sus otros hermanos), explorando la naturaleza y pescando.


Estar en contacto con los productores y sus campos, con sus proyectos, escucharlos y conocer sus necesidades, le permite brindar su aporte a soluciones necesarias y también a innovar con nuevas opciones de semillas y variedades. Cada vez que los nuevos productos funcionan en distintos lugares y le sirve al productor, Mateo sonríe cómplice.


Quizás lo que menos le gusta de esto de trabajar en y con el campo son algunas limitaciones que encuentra en el camino para seguir innovando, pero nada lo hace bajar los brazos. Mateo sigue siempre para adelante, intentando dejar una marca en la zona. Una huella que otros puedan seguir. La agricultura para él es dinámica.


Y cuando no está en el campo, este hincha de Boca sigue eligiendo el aire libre. Las tardes de pesca o simplemente caminar por ahí con su cámara fotográfica en mano, lista a disparar.


Capturar buenas imágenes es como el trabajo en el campo: hay que tener paciencia, templanza y saber actuar en el momento oportuno.