Insumos agropecuarios en salta

La inglesa incansable

Al verla ir y venir junto a sus dos fieles amigos de cuatro patas, uno percibe que no es de acá. Un porte sin dudas diferente, de otro lugar. Eso se confirma cuando Mary comienza a conversar.


Mary Schneider es inglesa. Nació a mediados de los años 50 en Londres, donde estudió y se recibió de Ingeniera Agrónoma. Cuando tenía 26 años y en plena Guerra de Malvinas, se vino a Argentina con su marido, donde pudo comprar tierras en Senda Hachada, departamento San Martín, Salta; para iniciar su sueño de vivir en el campo. Un año después obtuvieron su residencia permanente.


Su vínculo campero viene de niña, cuando tenía unos diez años. “Recuerdo la cacería de zorros y esquilar ovejas”, dice mientras los ojazos azules se le iluminan de memoria. Su sonrisa la delata cómplice del campo, de su amor por andar a caballo y hacer de todo un poco.


Y es que en este campo vio crecer sus primeros cultivos y también a sus dos hijos, Jonathan y Rupert. Trabajó con sus animales y se esforzó mucho para ver sus plantas de maíz grandes, lindas y sanas. “El campo es mi vida”, asegura Mary, quien con 62 años expone manos trabajadoras.


Hoy, 37 años después de haber llegado y sorteado riesgos, estrés y frustraciones, Mary Schneider, esta inglesa incansable, sueña con ver desarrollada su finca; con animales y plantaciones abundantes, y con todo funcionando. Con seguir sus días en el campo... y de nuevo agarra las riendas, mete los perros en la camioneta, saluda sonriente y sale.