Insumos agropecuarios en salta

Elegirlo cada día

Durante una de nuestras recorridas por los diferentes campos nos encontramos con Álvaro Berruezo, un productor independiente que desde hace casi veinte años mete las manos y el corazón en la tierra. Se especializa en la producción de granos y, si bien hoy su principal producto es el poroto, también labura con el maíz y la soja.


Charlamos mucho con Álvaro, para quien el campo es una pasión, de esas que no se pueden evitar, que no se cambian por nada. Y es que para él, nada se compara con ver crecer las plantas. Observar esos primeros brotes y acompañarlos hasta que llega la hora de cosechar. “Lo que siento en esos momentos en el campo es amor”, dice. Y sus ojos lo reafirman.


Sucede que el campo es un gran maestro de muchas cosas, y eso Álvaro lo tiene claro. “Me dio la posibilidad de crecer como persona, y también de formarme como empleador y de llevar adelante relaciones de buen trato, no sólo con mi gente, sino también con mis clientes y proveedores. El entorno del campo es como una segunda familia”, asegura, y remata: “sin ninguna duda, si pudiera volver a elegir una actividad, cualquiera, volvería a elegir el campo”.