Insumos agropecuarios en salta

“No hay dudas de que la digitalización es el camino a seguir”

AAPRESID es una entidad líder en la agricultura argentina, referente en materia tecnológica y de innovación desde hace décadas. Por eso, siempre es interesante dialogar con sus autoridades. En este caso, con David Roggero, su presidente, quien participó recientemente de una larga entrevista con el podcast Agroevolución, de FieldView, que resumimos en esta nota.



Roggero tiene claro lo que pueda aportar a la agricultura digital para que la actividad siga creciendo en la Argentina. Y lo dice con todas las letras. “No hay dudas de que la digitalización es el camino a seguir”, afirmó durante la entrevista.


Al analizar el fenómeno en nuestro país, el presidente de AAPRESID sostuvo que “la digitalización llegó para permitirnos hacer un mejor uso de los insumos y recursos que hacen falta para llevar adelante la producción”. Sobre esa base, sostiene que “ahora podemos analizar la información que obtenemos mucho más rápido que antes”.


Roggero, con muchos años como productor en el sur de la provincia de Córdoba, analiza que “desde la vieja libreta que usábamos los productores hasta el algoritmo que se basa en imágenes satelitales, sensores remotos y tantas otras cosas, hay un gran avance que marca la importancia de la digitalización”.


En ese sentido, este ingeniero en producción agropecuaria sostiene que “la digitalización no solo nos permite hacer esa gran interpretación de la información, sino que ha generado transformaciones fundamentales”.


Roggero, que trabaja sobre campos propios y alquilados, plantea algunas situaciones que vale la pena recordar.


“Pienso en uno de los primeros avances digitales, algo que hoy parece muy básico, como el banderillero satelital, que nos permite mantener una línea recta imaginaria para no superponer pasadas de pulverización, no duplicar dosis o no dejar ‘chanchos’. Eso no solo permitió mejorar el uso de los recursos sino que simplificó el día a día”, dice.


El presidente de AAPRESID menciona que “después se sumó el piloto automático, que se asoció al banderillero. Ahí, ya no dependía de que quien condujera la máquina siguiera la luz, sino que ya lo hacía la maquinaria sola”.



Esos ejemplos le sirvieron al referente para plantear que “en definitiva, para poder aplicar las soluciones que aporta la digitalización hay que tener acceso a conocer cuáles son, porque cada día aparecen nuevas herramientas, ¡y en buena hora que así sea!”.


Pero agrega que “si una vez que esas herramientas son conocidas se ve que tienen sentido, porque hacen más eficiente y simplifican la vida del productor, rápidamente se difunden y adoptan”.


Roggero es un hombre que recorre el campo y toma decisiones. Por eso, dice que “hoy las herramientas nos permiten ajustar y hacer lo que corresponde en cada sector de un lote”.

Puntualmente, menciona que “los que intentamos manejar las cosas de manera eficiente sabemos que cada pocos metros la situación de suelo y de relieve se va modificando. Y la digitalización nos permite tener un manejo apropiado para cada uno de esos lugares”.


El experto está convencido de que eso se traduce en una gran eficiencia de trabajo, que genera ventajas de tiempo, económicas y en la calidad de vida de todos quienes están involucrados en los procesos, incluyendo a los operadores de todas estas máquinas, herramientas y tecnologías.

“No hay dudas de que la digitalización es el camino a seguir, que nos acerca a la producción cada vez más sustentable que queremos, no solo desde lo técnico, económico y productivo sino también en lo ambiental y lo social”, sentencia.


El vínculo entre una entidad como AAPRESID y las nuevas tecnologías, en este caso las digitales, es casi un proceso natural. “El socio de AAPRESID entiende que ser pionero en la innovación es el camino a seguir”, cree Roggero.



Y agrega que, “además, hay que compartir ese conocimiento. Para innovar primero hay que tener información. Por eso nos gusta basarnos en la ciencia”.


En ese sentido apunta también un reconocido programa de AAPRESID, que es el de Agricultura Certificada, que requiere generar muchos datos, procesarlos, registrarlos y poder mostrarlos.

“Este programa tiene un protocolo o un estándar, como dicen en la jerga de las certificaciones. Y el nuestro es de los más exigentes del mundo, dicho por los expertos globales en la materia. No por nosotros”, cuenta Roggero.


Precisa que esas certificaciones no solo incluyen buenas prácticas desde lo agronómico, técnico y económico, sino también estar pendientes de lo ambiental y lo social.


“Hay toda una serie de requisitos a cumplir, monitoreados por entidades auditoras internacionales, como SGS o IRAM, que con las herramientas tecnológicas que existen, de blockchain y trazabilidad, pueden brindar las garantías de que las cosas se hacen como corresponde, en línea con lo que buscan los consumidores actualmente”, dice el referente.


Agrega que hoy tienen más de 140.000 hectáreas en el país que están bajo esa certificación, una cantidad que es una de las más altas del mundo, aunque apuntan a seguir creciendo rápidamente.


En definitiva, la información y los datos son centrales para una entidad como AAPRESID, referente histórico en la innovación del agro argentino y que ahora, como dice Roggero, no tiene dudas sobre el enorme valor que aporta la digitalización a un negocio, como la agricultura, que tiene mucho para crecer apoyándose en ella. ©


Si querés escuchar la charla completa con David Roggero, podés hacerlo escuchando el podcast Agroevolución en Spotify:

https://open.spotify.com/episode/3EWPjhEg3mA5UTDUfwyZLN?si=d6faf7b520464d99


Fuente: Fieldview Argentina

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo