Insumos agropecuarios en salta

Viajar, sentir… vivir

A Daniel le gustan varias cosas. Viajar es sin dudas una de ellas. También jugar al rugby (sintió las camisetas de Marabunta RC de Río Negro y San Luis de La Plata) y disfrutar de buena música, como aquel recital de The Who que vio en Las Vegas hace un par de años. Pero sobre todo, Daniel Ugolini ama el campo.


Nació en La Plata allá por fines de agosto del ’66 y después de 53 años mantiene firmes en su memoria los partidos de fútbol y de bolita; coleccionar figuritas, y tomar desprevenidos a sus vecinos con el ring raja (tocar timbre y salir corriendo a esconderse).  Después de terminar de cursar en el Colegio Nacional se fue al sur, a Río Negro, para estudiar Agronomía en la Universidad Nacional del Comahue.


Por estos días Daniel es Gerente de Ventas de FARM CHEMICALS ARGENTINA SRL y comenta sonriendo: “Lo bueno del campo es que haces amigos en cualquier parte del país y esto te hace aprender muchas cosas; aunque también es lo malo, porque el campo es tan grande que uno no termina nunca de saberlo todo en profundidad”.


Sus años recorriendo tierras le hicieron comprender que el campo es un sector muy complejo, donde existen tantas o más amenazas como cultivos, y que día a día hay que aprender cosas nuevas. Los desafíos técnicos y comerciales son permanentes. “Salen muchos productos nuevos a la venta y a mí me motiva el hacer llegar a los productores cada cosa para ayudarlos a que la producción y la cosecha sean la mejor posible”, remarca.


Lo mejor que tiene? No duda en decir que su familia. Los brazos de Bárbara que todo lo pueden, y el inagotable amor de sus tres hijas: Agustina, Josefina y Luisina. Ellas son los cuatro pilares que sostienen ese mundo que a fuerza de capacitación y trabajo Daniel supo forjar.


Y cómo le encantan los desafíos, cuando piensa en el futuro Daniel sólo pide salud y trabajo. El resto será el fruto de buenas decisiones; esas que nos acercan a los afectos y a intentar darnos la mayor cantidad de gustitos posibles: Viajar, sentir… vivir. Así que silencio… ya está sonando “The real me”.