top of page

Insumos agropecuarios en salta

¿Cómo las plantas eligen los nutrientes del suelo?

¿Alguna vez te preguntaste cómo las plantas 'deciden' qué nutrientes tomar del suelo? Bueno, pensalo como una sopa de letras. ¿Te acordás cuando te ponías a buscar solo algunas letras y descartabas otras?

El suelo tiene una diversidad de minerales, metales pesados y nutrientes, cuya composición cambia de lugar a lugar y de tiempo en tiempo. Algunas "letras de la sopa" son muy necesarias y están en baja cantidad, y otras abundan y pueden llegar a ser tóxicas.


Las plantas absorben agua del suelo y la transpiran por las hojas. Fácilmente, un cultivo transpira diariamente 5 litros de agua por metro cuadrado.


En principio, ese flujo de agua debería ser una "sopa de letras" con una proporción de letras similar a lo que el suelo tiene disuelto. Pero algunas letras están obstinadamente pegadas a las partículas que componen al suelo y no acompañan el movimiento del agua.



Las plantas tienen que fabricar tejidos con una composición particular, muy diferente a lo que el suelo ofrece. Deben resolver dos problemas: ir a buscar lo que no llega con el flujo de agua y filtrar y dejar afuera lo que llega en exceso.


¿Cómo lo hacen?

Lo que no llega lo alcanzan por muchas vías:


  • Crecimiento de raíces: Las raíces se extienden y exploran el suelo en busca de nutrientes.

  • Pelos radicales: Las raíces tienen pelos radicales, que son pequeñas extensiones que aumentan la superficie de absorción.

  • Simbiosis con hongos: Las plantas pueden formar asociaciones simbióticas con hongos, llamadas micorrizas. Los hongos extienden sus hifas más allá de las raíces de las plantas, lo que les permite acceder a nutrientes que de otra manera no podrían alcanzar.

  • Bacterias: Las plantas también pueden asociarse con bacterias que les proporcionan nutrientes, como el nitrógeno.



También exudan azúcares que alimentan microbios que extraen nutrientes de la materia orgánica y los ponen disponibles cerca de la raíz.


Una letra muy difícil, la N de nitrógeno, llega por esta vía o también por bacterias que la asimilan desde la atmósfera o formando parte de la combinación NO3 o NH4 en bajísima concentración.


Otra letra complicada de conseguir, la P de fósforo, no se mueve fácilmente en el suelo pero las hifas de los hongos micorrícicos la acercan al interior de las células de las raíces a cambio de energía.


Y una que suele llegar en exceso, la Na de sodio. Las plantas no le encuentran mucho uso, pero abunda en muchos suelos. Las plantas impiden que entre o la excretan por glándulas en las hojas. O la guardan en vacuolas dentro de las células, como para que no moleste.


¿Cómo lo controlan?

Por distintos mecanismos, las plantas gastan energía en hacer entrar ciertas “letras” y dejar afuera, eliminar o secuestrar otras en las paredes celulares o en vacuolas.



Hay un preciso control genético. Por ejemplo, plantas de distintas variedades de una especie cultivadas en hidroponía (¡verdadera sopa de letras!) tienen muy diferente composición de nutrientes en las hojas.


Los genes controlan una batería de proteínas en las membranas celulares que no solo se encargan de decidir quién entra o sale de la planta sino también de guardar algunas letras en sacos dentro de las células (vacuolas).


La próxima vez que veas una planta, acordate de la increíble conversación que mantiene con el suelo, seleccionando cuidadosamente las 'letras' que necesita para escribir su historia de vida.


Fuente: Martin Oesterheld / Sciencedirect.com

8 visualizaciones0 comentarios
bottom of page