Insumos agropecuarios en salta

La digitalización, una revolución para la agricultura

Los avances de la agricultura moderna suelen ir a la par de la innovación. Hoy en día, la digitalización está revolucionando la agricultura en Argentina. La adopción de herramientas digitales en este campo está creciendo exponencialmente.



Su adopción permite un uso más eficiente de los recursos, cuidando la rentabilidad desde la eficiencia productiva, y además se está produciendo un cambio generacional entre productores y tomadores de decisiones, que ayuda a acelerar la incorporación de tecnologías y la introducción de innovaciones en sus prácticas agrícolas.


Hoy en día las posibilidades de uso y aplicación de herramientas digitales son muy amplias. Con esta incorporación, los procesos de recolección y análisis de datos se simplifican para ayudar a los productores a tomar mejores decisiones y poder avanzar hacia una agricultura más precisa, sustentable y rentable.


Es así que durante el Congreso de Aapresid Bayer presentó ayer los avances y los resultados del lanzamiento de FieldView en Argentina.


FieldView es la plataforma digital que lleva la agricultura a un nuevo nivel a través de la transformación digital basada en la ciencia de datos. Según las métricas de la compañía, anualmente en enero, y en ese momento, FieldView tenía más de 37 millones de hectáreas a nivel mundial. “Tenemos un fuerte objetivo. Estar en más de 50 millones de hectáreas globales para fines de 2020”, dijo Matías Corradi, líder de Climate Corporation para Cono Sur, la empresa subsidiaria de Bayer.


En mayo de este año FieldView superó más de 30 millones de horas de datos transmitidos a través de FieldView Drive. Desde enero de 2020, más de 19.000 sembradoras y pulverizadoras conectadas han transmitido datos a través del Drive, brindando a los clientes información en tiempo real. Desde agosto de 2019, más de 22.000 cosechadoras conectadas han transmitido a través del Drive.


A un año de su lanzamiento en Argentina, precisó que ya se observan resultados que superan con creces las expectativas. De las 37 millones de hectáreas a nivel mundial, Argentina ya superó los dos millones de hectáreas conectadas en menos de un año después de su lanzamiento.


Según dijo, FieldView tiene un paquete de soluciones diseñado para cada agricultor. Para aquellos agricultores que solo quieren comenzar a experimentar el mundo de la agricultura digital, ofrece el plan de entrada FieldView, que, si bien no incluye mapeo de operaciones, tiene herramientas fundamentales para que tomen decisiones efectivas, como imágenes FieldView Health, que le permite al productor comprender mejor la variabilidad de sus campos.

Por otro lado, para aquellos que quieran tener un conocimiento profundo de cada una de sus hectáreas y mapear sus operaciones en tiempo real desde cualquier dispositivo y lugar, existe el Plan Plus.


En este sentido, se ofrecen condiciones comerciales especiales para que los agricultores puedan cuantificar las decisiones que tomaron durante la campaña con los datos derivados de la cosecha. Un descuento exclusivo del 25% en la licencia del plan Plus entrará en vigencia desde el 1 de julio hasta el 30 de septiembre para que los productores utilizando FieldView puedan comprender mejor qué factores están afectando su productividad.


Además, la plataforma continúa incorporando nuevas funciones. Este año, agregó, presentarán “Prescripciones de Semillas FieldView” (Seed Scripts), una herramienta que permite brindar la recomendación más precisa a los productores, basada en la ciencia de datos, incluyendo curvas de rendimiento, imágenes de satélite y datos históricos que tiene el productor.


Son prescripciones 100% integradas con FieldView, que prescinde de cualquier tipo de análisis de suelo, simplificando el proceso y permitiendo la escalabilidad, sin incrementos de costes significativos para el agricultor.


Otra novedad es la inclusión de un Recetas Manuales para Pulverizar. Este tipo de recomendación permite a los cultivadores ajustar las dosis de productos para aplicar a los cultivos, en función de la zona en la que se ubiquen y teniendo en cuenta las necesidades particulares del campo o cultivo. De esta forma se optimiza la aplicación del producto, generando ahorros y contribuyendo a la sustentabilidad.


Al mismo tiempo, al utilizar los recursos en los momentos y cantidades adecuados, son producciones más sustentables y nos acercan al cumplimiento de nuestras metas de sustentabilidad agrícola para lograr la neutralidad de carbono en todas nuestras operaciones para el 2030 (una reducción del 30% en el impacto ambiental y 30% en gases de efecto invernadero emitidos por cada kilo de cultivo cultivado y seguir trabajando para que 100 millones de pequeños productores se beneficien de soluciones a medida y tengan acceso a la educación).